Cangrejos de cubeta

Los cangrejos no son de mis favoritos y la razón principal es que me parece demasiado trabajo escarbar estos bichos por unas pocas hebras de carne, por muy sabroso que pueda ser no creo que valga la pena tanto trabajo habiendo otras opciones de proteína.  Sin embargo siempre estoy dispuesto a probar y así fue como llegué a Brooklyn Crab en la parte de este barrio que se conoce como Red Hook, hoy un barrio “trend” como le dicen en NY pero otrora fue uno de los peores lugares para vivir.

Como todo las cosas cambian por las personas, unos cuantos locos sin mucho dinero se ubicaron allí por lo barato de las rentas, la mayoría artistas y aprovecharon los grandes espacios de viejos almacenes portuarios para exhibir su arte y pronto empezaron a llegar los críticos de arte y así fue desarrollándose el sector con restaurantes, bares y la tapa al pomo fue la mega tienda de IKEA.   Esa es la historia reciente de Red Hook al menos así me la contaron y no le agrego ni quito nada.

Atardecer en Red Hook @ Brooklyn Crab

Dos restaurantes resaltan en esta parte, uno de barbacoa y otro de mariscos y habiendo probado ya varias BBQ me decidí por probar algo que tanto en la TV como en la vida real todos hablan y recomiendan: Los famosos cangrejos de Alaska que en nuestro país se volvieron famosos por la serie del NatGeo.

Brooklyn Crab está a unos cuantos metros del muelle donde atraca el water taxi un medio de transporte muy conveniente con salidas cada 30 minutos de diferentes puntos de Nueva York, en mi caso lo tomé en Brooklyn Bridge Park en el distrito conocido como DUMBO una visita obligada si se quieren conocer los barrios de Nueva York.  El menú es amplio y con muchas opciones para elegir pero como ya iba decidido me limité a pedir consejo a la mesera, me sugirió el BK Steampot  que incluye tres tipos de cangrejo:  El alaskan king, snow crab y dungeness crab, solo los nombres anticipan el tamaño de cada animal.

Al ver el plato o mejor dicho cubeta, pude comprender por qué en Estados Unidos es un marisco muy codiciado, y es que de estos bichos si se saca carne! a diferencia de las jaivas nacionales que hay que escarbar la poca carne que tienen.  Un martillo de madera, una pinza y una tenaza son las herramientas para romper los caparazones y sacar las piezas completas de piernas y otras partes, cada cangrejo tiene un sabor especial pero todos con el sabor a mar típico en todo crustáceo.

Por costumbre acompaño los mariscos con una cerveza y me la tomo antes, y bueno las variedades para elegir también son amplias y pedí una cerveza artesanal muy sabrosa una Blue Point ideal para la hora y comida que ordenamos.   Con un excelente ambiente y una vista envidiable Brooklyn Crab es por mucho uno de los mejores lugares para tomar un descanso unas cervezas y buen marisco.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *